El renacimiento del matriarcado

Sagrada. Laura Ohman en Casa Brandon desde el miércoles 5 de abril de 2017 hasta el domingo 30 de abril de 2017.

La Galería Casa Brandon abrió sus puertas el miércoles 5 de abril para presentar Sagrada de Laura Ohman. La misma está constituida por una serie de dibujos y una instalación.



La muestra expone una manera de acercarse al sentimiento de vulnerabilidad y a la necesidad de protegerse. De tal manera, cada fragmento de mujer geometrizada resignifica su presente, al ser cuerpos mutantes y sagrados que se han transformado, forzosamente, a causa de la agresión y el dolor.

A través de procesos catárticos, caóticos y azarosos; la artista, quien ya venía trabajando sobre la idea de deconstruir un pasado equívoco, en el cual la mujer se vio ultrajada y poseída; desarrolla con esta última producción de obras la instancia final de las dos series que la anteceden tituladas Helecho y Animalario Femenino.



En Helecho, Laura Ohman parte del cinturón de castidad como inspiración para articular dos elementos: dicha planta y la ropa interior femenina. Esta última, funciona como una plataforma rígida que es sostenida por la ausencia del cuerpo, en cuyas sombras del interior brota un helecho, remitiendo a la soledad existente en determinados vínculos capaz de invadir la cama, el sexo, y por defecto, la intimidad.

Mientras que con Animalario Femenino, se presenta la “virtud de potenciar la parte más animal”, comenta Ohman, donde el cuerpo sufre diversos síntomas al ser violentado. Ellas se convierten en bestias poderosas y sensuales, o como diría la artista, en la vampiresa del noruego Edvard Munch.

Por otro lado, la falta de ciertos rasgos faciales es un factor relevante en la obra de Laura, así como también, las miradas esquivas o inexistentes; que interpelan a toda mujer que en algún momento se identificó con un “cuerpo [que] podría tener la capacidad de cambiar y de mutar para defenderse”, agrega.



A partir de los conceptos transversales en ambas series, Sagrada encarna la tercera instancia permitiendo abordar la reivindicación de la mujer como un símbolo, un arma y una lucha; para esto, hace uso de las figuras triangulares y los colores vinculados a la imaginería sacra y a lo femenino.

Una boca rosa, determinadas posturas o extremidades punzantes, son primordiales a la hora de fortalecer a aquellos cuerpos empoderados. Puesto que, en dicho universo, cada elemento de estos dibujos grises, sombreados y dorados, al igual que la instalación compuesta por un cúmulo de tierra dentro de una estructura piramidal de madera pintada; refuerzan la idea del renacimiento de aquel matriarcado que ciertas sociedades erradicaron.

Pero sin duda, la obra que logra cautivar la esencia de la muestra se encuentra al final del recorrido, cuando Laura se apropia de Las tres gracias de Rafael Sanzio, una de las representaciones más emblemáticas del cuerpo femenino en la historia del arte, para pensarla en torno a la situación de la mujer en la actualidad, reduciéndola a tres sistemas reproductivos con “legal, seguro y gratuito” como lema.

La muestra se podrá visitar hasta el 30 de abril del 2017, de miércoles a domingo desde las 20 hs hasta las 24 hs.




Casa Brandon
Luis Maria Drago 236 - CABA
@casabrandon

compartir