Semblanza de la contemporaneidad artística argentina

“… me regocijo de coincidir con el lector común: pues el sentido común de los lectores, incorrupto por prejuicios literarios, después de todos los refinamientos de la sutileza y el dogmatismo de la erudición, debe decidir en último término sobre toda pretensión a los honores poéticos…” Así lo expresaba Samuel Johnson (1709-1784) lexicógrafo, crítico y hombre de letras en la Vida de Gray.





Como lectora común, los artículos reunidos en Notas de Prensa 1980-1984 de Gabriel García Marquez fueron determinantes para conocer los temas que llamaron la atención del escritor durante la primera parte de la década del ochenta. Las historias y las anécdotas que recogió en esos años dan cuenta de su mirada sobre la contemporaneidad.

Del mismo modo y a través de veinticinco notas sobre artistas, galeristas, coleccionistas y gestores culturales; Estado del Arte es la visión de una laboriosa profesional sobre el acontecer en el ámbito local.

En el prólogo, Constanza Bertolini, destaca que la propuesta de María Paula Zacharías “...tiene su propio y merecido lugar…” ya que no se trata de críticas despiadadas ni complacientes relatos. Por el contrario, nos cuenta con seriedad, sin perder lo entretenido y dinámico de su estilo, lo que sucede en las artes visuales..

Que el libro solo tenga una imagen rememora de algún modo los inicios de ramona: donde la palabra tomaba el protagonismo absoluto. Obviamente, no se trata de cualquier imagen. La autora lo destaca al mismo tiempo que agradece a Liliana Porter por ilustrar de algún modo con su obra “…la tarea titánica que los artistas enfrentan al intentar subsistir en un mercado pequeño e hiperconcentrado en Buenos Aires, sin grandes apoyos y donde los coleccionistas se cuentan con los dedos de una mano…”

Es agradable descubrir que no solo se está leyendo un libro, sino reencontrándose con historias que en algún momento descubrió en el diario. Lecturas que fueron realizadas durante viajes, en algún sábado de brunch con amigos o incluso en días diferentes a
su publicación a raíz de los milagros de los husos horarios cuando uno está por ejemplo en Tokio.

En el capítulo Artistas enamorados (Cultura, La Nación, 24/2/15) Graciela Ieger –pintora- describe su relación con Enrique Savio –escultor- “Podemos disentir en un montón de cosas, pero nos detenemos en los museos frente a las mismas obras, coincidimos absolutamente en lo que se refiere al arte. Y somos incondicionales cuando uno u otro tiene un proyecto importante o una exposición”. Tengo la suerte de conocerla y me sorprendió leer las mismas palabras que escuché en mi primera visita a su taller, algo que marca lo absolutamente auténtico de los relatos de este libro.

Recordé inmediatamente que leí en Berlin la publicación de Historias mínimas de artistas (Cultura, La Nación, 21/10/14) donde Daniel Fitte afirmó “Nací acá, esto soy.
Nunca sentí la tentación de irme. Mi pueblo es mi taller. Ser artista es un acto de fe”.
Sus palabras son coherentes a su obra.

Artistas y galeristas internacionales en Buenos Aires (Ideas, La Nación, 15/11/15) entre varias de sus historias, registra la de Kirsten Mosel de Alemania y Julián León Camargo de Colombia. Ellos advirtieron la falta de un espacio de experimentación donde lo comercial no estuviese en primer plano y dieron lugar a Kamm.

También dan testimonio las palabras de Syvie Argerich, quien llegó a Buenos Aires como mochilera y hoy tiene su propio espacio Sputnik: “Me entusiasmó ver que había muchas ganas de hacer, pese a la falta de recursos”.
Ambos son claros ejemplos de una escena local dinámica y prometedora ante la mirada extranjera.

En Vivir del arte (Cultura, La Nación, 18/8/15) Paula Pellejero define acertadamente la situación del artista “Vivo del arte pero el arte no paga mis cuentas”. Lo cual conecta con Artistas gestores (Cultura, La Nación, 28/7/15). Entre varios ejemplos que se extienden por todo el país, la definición de Gustavo Nieto (Rusia, Tucumán) refleja el trabajo que llevan adelante los artistas en su rol de gestores y la identidad que le imprimen a sus espacios “Somos una casa travestida de galería y en la militancia de nuestro deseo surge la identidad del proyecto”

Las fechas en cada capítulo muestran que la diversidad de temas abordados y la mirada amplia que Zacharías proyectan a cada uno de los actores del sector a través del tiempo.

La Ira de Dios y R.A.R.O. están entre las Residencias de artistas que transformaron a Buenos Aires en una ciudad donde inspirarse. Con diferentes orígenes y metodologías de trabajo, ambas ocupan hoy en la agenda porteña un lugar privilegiado. Cuando sus residentes presentan las obras resultantes de cada proyecto, el evento es cita obligada para los interesados en el arte.

Estado del Arte está disponible en el ciberespacio para todos aquellos que quieran conocer la labor cotidiana de una periodista focalizada en las Artes Visuales.

Los museos, las galerías, los espacios de arte, los nuevos circuitos de la Ciudad de Buenos Aires y el arte en espacios públicos, señalan la diversificación que acontece en la actividad artística; a través de un registro pormenorizado de los acontecimientos más destacados de los últimos años.

Para Virginia Woolf, el lector común lee por placer. Quizás nunca imaginó que llegaría un día donde el acceso a ese deleite estaría tan solo a un click de distancia.



Descargar Estado del arte: 25 notas sobre el mapa artístico de la Argentina

@chechuline1

por Cecilia Medina, 14 de Diciembre de 2016
compartir