S/T [sobre el tiempo]

De la posibilidad del derrumbe. entre otros, Jimena Brescia, Lucía Guerrero, Erik Arazi en Panal 361 desde el miércoles 2 de noviembre de 2016 hasta el viernes 16 de diciembre de 2016.
De la posibilidad de derrumbe EN PANAL 361.

S/T [SOBRE EL TIEMPO]

Tiempo [según la RAE]:
Del lat. tempus.
1. m. Duración de las cosas sujetas a mudanza.
2. m. Magnitud física que permite ordenar la secuencia de los sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro, y cuya unidad en el sistema internacional es el segundo.
3. m. Parte de la secuencia de los sucesos.

Lo que uno supone del tiempo es que siempre avanza.
Pero no.
Las agujas de los relojes se detienen. Los autos y los colectivos dejan de pasar. Los grafitis dejan de pintarse. Los peatones quedan inmóviles. Los maniquíes contagian a todo el Abasto. El tiempo se suspende. Es el instante previo al estallido.
Frente a una fábrica de aceites abandonada sobre la calle Jean Jaures está Panal 361. En su sala de ingreso inauguró el miércoles 2 de noviembre De la posibilidad de derrumbe, exhibición que se desprende del Proyecto PAC (Prácticas Artísticas Contemporáneas) impulsado por la Galería Gachi Prieto.
Jugando con la gravedad y poniendo en tensión los soportes, las obras de cinco artistas se esparcen por todo el espacio. Las piezas se dividen en:
a] una proyección sobre la pared donde una mano apila piezas de cerámica. Cuando parece que ya no puede continuar, vuelve a empezar, b] un rectángulo de fibrofácil apoyado en la pared. Un rectángulo de papel (con un rectángulo dibujado) apoyado en el rectángulo en la pared, c] una foto que llega hasta el piso de una persona escondida. Sólo se le ven los pies, d] una serie de modelados sobre una mesa, que de lejos parecen gusanos, e] la foto de una casa en ruinas. La sostienen sogas y adoquines con escamas doradas. Su cielo toca el piso.

Cuando algo es nombrado se carga de sentidos y el nombre de una exhibición puede volverse una clave universal y una enciclopedia secreta[1]. “De la posibilidad de derrumbe” reúne una cantidad de escombros para formar una unidad significativa sin borrar la singularidad de cada obra. Además de la serie alfabética (a, b, c, d, e), lo que posibilita esta taxonomía es un pre-texto de los curadores.
El nombre de la exhibición señala un estado latente. Una fragilidad potente, polisémica y necesaria: “De la posibilidad de derrumbe no refiere a la contingencia de que el derrumbe ocurra sino a que el artista dé lugar a que el derrumbe suceda. Toda acción que desde el arte se aborde estará marcada por la emergencia de ese caos, de ese momento de catástrofe que derrumbe nuestro modo de escrituras, libros, conversaciones, archivos, tiempo, escombros y preguntas para dar lugar a la obra posible.[2]”
La catástrofe aparece como parte de la construcción del pensamiento y el derrumbe como parte de la producción artística. El tiempo se suspende. Es el instante previo al estallido. Hay que detenerse un segundo antes de que todo caiga y se vuelva escombro. Frenar las agujas del reloj y recorrer corriendo las salas de un museo, dinamitar los propios edificios y ver caer lo último que queda. Descubrir que no era lo último. Fabricar colmenas transparentes. Escribir, borrar y después reanudar: a] Seguir apilando a pesar del riesgo, b] dibujar una puerta y atravesarla como el correcaminos[3], c] usar el mundo para hacer collage, superponer y asomarse, d] estirar la masa un poco más, hasta que se haga transparente e] poner en peligro la propia casa creándole un sostén, f] etcétera.
Lo que uno supone del tiempo es que siempre avanza. Pero no. Siempre, ante la imagen nos detenemos y estamos ante el tiempo [4]. De la posibilidad de derrumbe interrumpe la caída de los granos de arena y crea un contexto que hace resplandecer las cosas por su sintaxis “allí donde, en el fondo de los tiempos, el lenguaje se entrecruza con el espacio[5].”

De la posibilidad de derrumbe.
[Artistas] Lucila Guerrero, Erik Arazi, Belén Pérez, Ana Belén López y Jimena Brescia.
[Curadores] Pablo Silvestri y Guido Gastaldi.


Referencias Bibliográficas:

[1] Borges, Jorge Luis. “El idioma analítico de John Wilkins” en Otras inquisiciones. 1952.
[2] Silvestri, Pablo. Texto curatorial [Versión completa al final del artículo].
[3] Echen, Roberto. "El arte del coyote". 1998.
[4] Didi-Huberman, Georges. “Ante el tiempo” Adriana Hidalgo Ed. Buenos Aires, 2016.
[5] Foucault, Michel. “Las palabras y las cosas” Siglo XXI Ed. Buenos Aires, 2008.


Texto curatorial completo

“Cómo comenzar por el comienzo, si las cosas ocurren antes de ocurrir”. Clarice Lispector.

PRE-TEXTO CURATORIAL: ESBOZO DE INVENTARIO DE ALGUNAS DE LAS COSAS ESTRICTAMENTE INVISIBLES PARA INICIAR UN TEXTO.

— ESCRITURA. Spike Jonze le pide a Charlie Kaufman que escriba un guión cinematográfico del libro El ladrón de orquídeas de Susan Orlean y Charlie Kaufman escribe un guión sobre Charlie Kaufman escribiendo un guión cinematográfico del libro El ladrón de orquídeas de Susan Orlean.

— LIBROS. Tentativa de agotamiento de un lugar parisino de Georges Perec, Qué es el arte de Arthur Danto, Arte, ¿líquido? de Zygmunt Bauman, Postprodución y Estética relacional de Nicolas Bourriaud, Es contemporáneo? de Roberto Echen, ¿Cuándo empieza el arte contemporáneo? de Andrea Giunta, Los condenados de la pantalla de Hito Steryerl, Pintura. El concepto de diagrama de Gilles Deleuze, La invención de lo cotidiano de Michel De Certau.

— CONVERSACIONES. El grupo de whatsapp que crearon los artistas con el nombre “Catástrofe-Germen en el que estábamos Erik Arazi, Lucila Guerrero, Jimena Brescia, Ana Belén López, Belén Pérez, Guido Gastaldi y yo.

— ARCHIVO. El de imágenes y textos que nos enviamos con Guido, durante tres semanas, a través de Dropbox para empezar a trabajar en la muestra.

— TIEMPO. Los 9 minutos y 45 segundos que tardaron los personajes de Bande à part (1964) de Jean-Luc Godard en recorrer (corriendo) todas las salas del Museo del Louvre en París. Analogía posible del tiempo que nos tomaría escapar de la historia del arte, tal y como lo hicieron los artistas en los 60´s, que —según Danto— se despojaron de su preocupación por la historicidad, de los problemas y clichés que la “historia del arte” nos devuelve constantemente.

— ESCOMBROS. Según el arquitecto e historiador Charles Jencks la demolición del Pruitt-Igoe (San Luis, Missouri, 1941-1974) anunciaba un cambio de paradigma. Ésta significó no sólo la posibilidad de reunir una cantidad significativa de escombros sino que también decretó la muerte de la arquitectura moderna[1].

— PREGUNTAS. ¿Qué es lo que se cae cuando algo se derrumba?

Según Deleuze existe un primer momento o instancia previa al acto de pintar. Un antes que se constituye como una temporalidad pre-pictórica en la que aún no hay obra pero que se presenta —al mismo tiempo— como pura posibilidad de creación. Es en función de este momento que el diagrama aparece como una operación de remoción, de limpieza, de derrumbe de preconceptos y clichés con los que la obra ya carga. “Todo ello está presente en el lienzo, en calidad de imágenes, actuales o virtuales. De manera que el pintor no tiene que rellenar una superficie blanca, antes bien, tendría que vaciar, desescombrar, limpiar”. Y continúa: “es un error creer que el pintor está ante una superficie blanca (…) el pintor tiene muchas cosas en la cabeza, o a su alrededor, o en el taller”[2].
El artista realiza una operación en la que arrastra todo el mundo organizado de formas y sentidos hacia un caos o catástrofe que emerge —de manera diferente y singularizada— cada vez que se asume la producción artística. Esa catástrofe, en tanto construcción del pensamiento, es susceptible de derrumbes y fracturas (que a la vez producen otras) que extirpan y quitan todo aquello que no hace falta, que está de más o que sobra en la obra. “Pues ¿dónde, y cuándo, hay algo del cuerpo que no esté escrito, rehecho, cultivado, identificado por medio de las herramientas de una simbología social?”[3].

De la posibilidad de derrumbe no refiere a la contingencia de que el derrumbe ocurra sino a que el artista dé lugar a que el derrumbe suceda. Toda acción que desde el arte se aborde estará marcada por la emergencia de ese caos, de ese momento de catástrofe que derrumbe nuestro mundo de escrituras, libros, conversaciones, archivos, tiempo, escombros y preguntas, para dar lugar a la obra posible. “Pensar el arte significará entonces situarse en espacios conceptuales a construir (aunque más probablemente en posiciones de deconstrucción de los existentes)” [4].

Y así es como un simple inventario puede transformarse en una pila de escombros, en la condición de posibilidad de la propia existencia de eso que se derrumba, en esa catástrofe a la que todo autor se enfrenta cuando se encuentra frente a una hoja en blanco.

Ahora puedo comenzar a escribir un texto para esta muestra.

Pablo Silvestri
Buenos Aires, 2016
para “De la posibilidad de derrumbe”

[1] JENCKS, Charles. El lenguaje de la arquitectura posmoderna.
[2] DELEUZE, Gilles. Francis Bacon. Lógica de la sensación.
[3] DE CERTAU, Michel. La invención de lo cotidiano.
[4] ECHEN, Roberto. Es contemporáneo?



PANAL 361

Jean Jaures 361- CABA
@panal361

compartir