Sur Imaginario de Leopoldo Estol en Document Art

Sur Imaginario . Leopoldo Estol en Document art gallery desde el martes 22 de marzo de 2016 hasta el viernes 13 de mayo de 2016.

Document-Art Gallery presenta “Sur Imaginario”, el nuevo proyecto expositivo de Leopoldo





“El hombre de las sociedades tradicionales prefiere remedar las hazañas de los dioses a romper el orden cósmico por la vanidad de una acción singular”
Adolfo Colombres, Teoría Transcultural del Arte.

Las bicicletas vuelan con la esperanza de perforar el punto de fuga, los autos explotan y una estación de tren es iluminada con ojos de rana. Sintiéndose local en tierra agreste, viendo como el Nehuén se hace árbol, el cosmopolita identitario con pasado instalacionista accede a un enterarse de la historia previa al arado de metal.

Tal vez Leo Estol pueda ser visto como antropólogo undercover que toma nota a su modo sensualista y asistemático de distintas plataformas de imaginación compartida dentro de su propia tribu: los argentinos del siglo XXI.

¿Por qué me refiero a “imaginación compartida”? Porque creo que Estol está alejado de la tentación hermética y hay en su obra una importante voluntad de comunicación, un recurso permanente a la segunda persona: un “¡mirá, fue así!” o un “mirá que podría ser así”.

A Estol le gusta partir de una inmersión personal en ámbitos determinados que pueden ser urbanos o campestres, a los que se va a vivir o decide atravesar; de ahí la pertinente comparación con el “trabajo de campo”, aunque el resultado final no sea una monografía de tipo etnológico, sino dibujos de bitácora y acuarelas expansivas en la que, adelantándose a mucha queja de la antropología actual, prima lo subjetivo
sobre lo descriptivo.

La mayor parte de los dibujos que podemos ver aquí responden a una situación concreta; tras una expedición con otros artistas por el área patagónica y cuando los demás deciden volver a la megalópolis rioplatense, Estol decide “profundizar su vínculo con el Sur” y tomando como referencia la ruta 23 que corre a la par del legendario tren patagónico, emprende su road movie. Que no es solamente externa, porque ha decidido visitar a una tía abuela que no ha pasado por ciudades grandes, armando así una trama afectiva desde una plataforma desarticulada. Aquí no se investiga un Otro sino un Cercano. De hecho, es posible que para Estol el otro no exista y seamos todos cercanos.

Se aceptan en sus acuarelas el influjo de Ariel Cusnir y del importante revival de la escuela acuarelística rioplatense, de la que nuestro artista puede ser visto como un anexo cimarrón y heterogéneo. Alterna el fuera de foco con la precisión lunática, la explosión de lava fantasma con el tronco revelado en detalle, en todas sus finas gradaciones, sin buscar una congruencia estilística total.

Hay una corriente festiva en las obras, pero también conciencia de las amenazas que andan dando vueltas por ahí, sobre todo la de extraviarse (Si los autos explotan y las bicicletas deciden flotar, ¿cómo seguir una trayectoria razonable?)

Otra parte del plan gráfico de Estol es recrear al modernista Saul Steinberg desde las discontinuidades de un siglo XXI sin grandes relatos o, mejor dicho, desde la proliferación villera que multiplica layers de modo desaforado. Aunque a diferencia de Steinberg, tan Plan Marshall él, en Estol hay más de un espesor, más de un nombre en danza durante el paseo por los hormigueros que documentan la falta de planes para una América Latina, continente donde la imaginación es el único combustible renovable. Pero la reflexión se independiza de la contingencia geográfica; sus desplegables urbanos nos hacen pensar no tanto en la pampa chata y sus guijarros movidos por el viento sino en las primeras ciudades recordables del homínido picapedrero; podría ser más Turquía y esas casas en la que se entra por el techo, que General Acha.

Estol, que siempre se ha interesado por las artiméticas y está viendo que hace con sus estudios de Ingeniería, me ha dicho que entre sus intenciones figura “Incorporar modulaciones matemáticas como si estuvieran tatuadas”. Porque la agenda del encargado de devanar filamentos es interminable. Porque aún tiritando en el bosque, el humano es la primera mascota de la galaxia.

Lux Lindner, marzo 2016.




La muestra inauguró el martes 22 de marzo de 2016, y se puede visitar hasta el 13 de mayo


Leopoldo ESTOL (Buenos Aires, 1981) cursó estudios de Historia del Arte en la Universidad de Buenos Aires y pasó por los talleres de Martín Kovensky, Pablo Siquier, Jorge Macchi y el Programa de Talleres de CCROJAS/Kuitca. En 2004 presentó "Tempranos intereses personales" en la galería Alberto Sendrós, en el 2005 la instalación “Parque” presentada en la galería Ruth Benzacar y La mañana del mundo en el año 2008 en el mismo espacio. Participó de la Bienal del Mercosur (2007), expuso en el Museo de Arte Moderno (2008), en la Fundación OSDE (2014). Su trabajo forma parte del acervo del MACRO y del MALBA, entre otros. Es también escritor y edita el periódico el Flasherito.


Document-Art Gallery procura gestionar arte conceptual desde los años ́60 hasta la actualidad, presentando artistas de escasa visibilidad en Argentina pero con reconocida trayectoria internación. La galería tiene confirmada su participación anual en ARTEBA 2016, así como en diferentes ferias internacionales.

Document Art
Castillo 243 CABA
http://www.document-art.com.ar
@documentart

compartir