Modelo para armar de Elisa Strada

Modelo para armar. Elisa Strada en Foster Catena desde el martes 18 de marzo de 2014 hasta el miércoles 30 de abril de 2014.


Necesito abrirme paso entre la gente para poder llegar adelante, para ver de cerca y en panorámico. Quiero levantar esta bandera con una mano y con la con la otra fotografiar las pancartas. No sé si me dará la luz. Mirá esa está buenísima, ¿Qué dice? Petro no se va. Defendamos la democracia. ¡Mirá esas máscaras con la cara de Petro! ¿Y ese que vende remeras? ¿Pero cómo las sostiene, es un palo que parece un estandarte? ¿O es un estandarte con forma de remera? Sacále una foto. Pará, pará. Fijate que atrás está la imagen de “La libertad guiando al pueblo” pero con una bandera Wiphala. Que te entre en el encuadre. Todas, todas esas imágenes quiero, cuando lleguemos las bajo. Esto es increíble. (Diciembre del 2013. Plaza de Bolívar, Colombia. Conversación con Elisa Strada en medio de la manifestación contra la destitución del alcalde de Bogotá).


Hay algo en lo obsesivo de acopiar que puede tomar formas inesperadas. Basta con gogglear imágenes de gabinetes de curiosidades, visitar casas de personas con síndrome de Diógenes, navegar por Pinterest, o por qué no pasear por algunos museos. En todas y en cada una de estas situaciones se puede ver un trabajo exhaustivo de relevamiento y organización de lo que se consideran pequeños tesoros. Ahora, ¿para quiénes?

Sospecho que en la mayoría de los casos, para ellos mismos.

Modelo para armar es un modo de coleccionismo contemporáneo y creative commons, que en su abundancia se resiste a la propiedad privada. Elisa Strada, quien se proclama activista de las morfologías, abre y pone en escena para uso público, un fragmento de su obsesión por los sistemas visuales que la rodean.

Durante muchos años Elisa fue construyendo en su estado de diseño insomne, un gran banco de logos, colores, tipografías, obras, libros, catálogos y objetos que parecían un simple acopio vinculado a la categoría del gusto personal. Pero a través de un trabajo de disección meticuloso, ese archivo fue tomando nuevas formas que disolvieron aquellas primeras identidades individuales para devenir en bienes comunes creativos, múltiples, manipulables y mutantes.

Lo que cabe hoy dentro de esta galería es tan sólo un signo de muchas otras posibilidades al alcance de la mano. El movimiento y la intervención sobre los pequeños tesoros desvanecen cualquier concepto de identidad fija. Hay algo que perdurará lejos de lo estable. En medio de la respiración colectiva el trabajo de Elisa se verá transformado y algo resultará inevitable: tomar posición ante las imágenes que nos rodean.
Guillermina Mongan

compartir