El poder y las formas

Salir del surco al labrar la tierra. Gabriel Chaile en FNA - Fondo Nacional de las Artes desde el martes 18 de marzo de 2014 hasta el viernes 2 de mayo de 2014.
Gabriel Chaile nos invita a un nuevo “delirio expandido”, tomando como punto de partida la reflexión sobre el poder y las formas, las formas del poder, el poder de las formas.

Hace un tiempo que Gabriel Chaile salió del surco que había trazado su festejado hacer como productor de imágenes, al labrar el territorio de su propio pensamiento y del imaginario colectivo; encontrando nuevas imágenes en la abstracción de inquietudes que lo desbordan y a la vez contienen.

El texto del catálogo de esta exposición, realizada en la sala de Fondo Nacional de las Artes, no fue escrito por un curador ni cita a algún esteta; es un fragmento del “Origen de las especies”, de Darwin. Abstraigo del texto: reproducción, características, población, adaptación, probabilidades, supervivencia.

“El huevo con el ladrillo es una imagen sencilla que voy a utilizar (…) el principio de una construcción, de algo que no puede levantarse (la gallina es un ave que no vuela)”. Gabriel concibe esta nueva instalación tomando como punto de partida a la cultura como método de adoctrinamiento humano, como configuración de lo humano. Hace una traducción visual de su propia interpretación de lo social al organizar, distribuir, equilibrar, sostener, iluminar y repetir, dos elementos: el ladrillo, como el origen de las construcciones sociales; y el huevo, como el origen de la vida animal. En los escritos de Gabriel sobre este proyecto cita a Lenin: “Salvo el poder, todo es ilusión” y luego al apóstol Pablo: “Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte”, y explica que ha encontrado esta imagen (el huevo con el ladrillo) que se nutre de una relación dual en lo simbólico y en lo formal. Subraya la importancia del módulo, el color y el ritmo."Me copé encontrando y diferenciando formalmente cosas, por color y forma o por oposición" me cuenta en un chat. Queda el eco de la tensión entre la ambición del ladrillo y la sentencia de la limitación de la gallina.

Desde el fondo de una casa pueden verse los escombros de algo ya irreconocible al lado de nuevos módulos de barro apilados, el cielo es denso e inmenso; completan la escena la cúpula de una iglesia, un horno, un tanque de agua y una gallina picoteando la tierra. ¿Cómo hacemos para soportar lo que nos toca? Deliramos ¿Cuál es el origen del delirio? Romper el orden de lo impuesto, crear, estimular nuevas formas de vida; salir del surco al labrar la tierra.

compartir