La corporeidad obstinada de la memoria