Tupido

leb.jpg

Cierra el viernes 26 de abril

TUPIDO: Rita Flores, Guadalupe Gómez Pintus, Agustina Mihura y María Lightowler, inauguró el viernes 22 de marzo en Fundación Lebensohn

Palabras sobre las obras de María Lightowler, Agustina Mihura y Guadalupe Gómez Pintus
Tupido es el mundo que ellas han encontrado.

Han hurgado los confines del plano creyendo que la tierra no tiene tiempo.

Se han encomendado a dioses sin nombre, para iniciar un viaje que recorre una distancia corta pero salvaje. ¿Quien ha dicho que el misterio es una tierra lejana?. Ejecutan sus dones sin cuestionar de donde vienen.

Una multitud de seres vivos intentan acercarse y tocarles el pelo.
Conversan apenas, no es un mundo de palabras a donde han ido.
María ha bajado a la luz de los fondos con la misma determinación que subió a los
abismos del cielo. Le fue concedido el secreto de la justicia. El estilo naturalista de
sus dibujos, tiene unas formas dulces, suaves y serenas derivadas seguramente de la lentitud que adquiere quien ha sabido templar el carácter y el miedo.

El perfume la anticipa y la exacerba. Cada trazo es un suspiro de su espíritu, y
acumulándose, uno a uno, como marítima invasión de los deseos, busca ser de la misma dimensión que la materia.

Ha traído de sus viajes los secretos de la alquimia y los reparte en amuletos sagrados. Guardiana del amor y las costumbres los entrega generosa a quienes buscan lo que no existe. Todo lo que es de ella es del mundo.

Puede ver por debajo del fango que pronto brotará el todo.

Agustina obra con el don de la templanza. Es la suma de las partes, añadidas y desenmarañadas con firmeza. El método la guía y la mantiene distante en la mesura.
Los procesos silenciosos de la oruga en su capullo, llenan de rumores la ciénaga.
La divina indiferencia provoca la detención de ansiedades en el agua del estanque.

Se repliegan los papeles a las fuerzas invernales, dejando el esqueleto vivo a la intemperie. Sus dedos laboriosos recortan las formas primitivas pero complejas de una semilla carnosa. Raíces de ausencias crecen y se bifurcan. Las sombras susurran la circulación de los fluidos. Se intuye el corte lacerante.

La esperanza reducida a savia, tiene que encontrar su acción en el mundo, derramarse en la realización del cada ser, con antojo, con vocación de fuga.
Guadalupe conduce una guerra sin aparentes batallas. Poseedora de la fuerza de la consciencia, se aparea con la animalidad de la fiera y desata el estallido de la una de una misma. La estampida de pasiones deja un terreno marcado de puntadas. La tierra se revuelve en el roce de los pliegues. Dentelladas de una mordida furiosa. El dolor se va consumiendo en el fuego y vienen los sonidos roncos que deja la tormenta. La fría luz de la luna la adviene dulcificando la seda.

La potencia femenina en estado latente, apenas puede dormir unas horas.
Tres mujeres solitarias se peinan juntas ahora.
Primero se han encontrado y luego se han buscado.
Herminda Lahitte

Fundación Lebensohn
Gral. Hornos 228
prensa@fundacionlebensohn.org.ar

compartir