Deseos importados de Maria González Castillo, Juanita Sánchez y Florencia Temperley en Pasaje 17

p17.jpg

Deseos importados de Maria González Castillo, Juanita Sánchez y Florencia Temperley en Pasaje 17
Inauguración: miércoles 7 noviembre 2012



Deseos Importados

Deseos Importados se concibe, desde un principio, como una muestra colaborativa, en donde las artistas Maria González Castillo, Juanita Sánchez y Florencia Temperley han invitado a ser parte de este proyecto a la reconocida curadora, docente y crítica de arte Valeria González. Ha sido un trabajo en conjunto, una construcción de muestra entre artistas y curadora. Se planteó una idea inicial y se intercambiaron textos teóricos e ideas de
obra. Cada reunión generó que finalmente se desarrollara una base teórica fuerte y sostenedora de un conjunto de obras que a pesar de ser formalmente diversas entre ellas, manejan un lenguaje común, un hilo conductor que las une, el deseo, éste como iniciador de una serie de interrogantes generadas en relación a los contextos sociales, históricos y culturales en que nos encontramos insertos. Cada obra se presenta como un puntapié
inicial, como una interrogante, una pregunta sin resolver. Cada artista nos habla desde una reflexión diferente: el “deseo”.

El deseo importado, producto de una sociedad de consumo, es la arista que trabaja la artista Juanita Sánchez en los diferentes objetos que despliega sobre la sala, mientras que Maria González Castillo, en una de sus instalaciones, trabaja las fuerzas centrípetas y centrifugas, como una metáfora de un mundo de imantaciones donde existe la persistencia de la quietud pero no la fuga, sin embargo también podría ser una metáfora de todos
estos “deseos importados” donde las subjetividades se constituyen en diversos grados de felicidad o infelicidad.

Finalmente, para describir la obra de Florencia Temperley, citamos lo que muy bien describe Valeria González en su texto curatorial: “(…) sus piezas aluden, imaginarios entre nuestros cuerpos y los elementos vivos de la naturaleza. Por un lado, el ofrecimiento de productos parece irónico: ¿no sería “asqueroso” un pastel de hierbas, un perfume de peces? Por otro lado, impulsa también a un pensamiento utópico, a un mundo de relaciones donde el ser humano sea parte, y no sólo centro, de un nuevo ecosistema poético.”

Pasaje 17
Bartolomé Mitre 1559
espaciodearte@ospoce.com.ar

compartir