Un arte que se hace cargo

Jorge Caterbetti. Obra pública 2000-2012. Jorge Caterbetti en CC Recoleta desde el viernes 9 de marzo de 2012 hasta el domingo 8 de abril de 2012.
A la muestra del Palais de Glace, “El arte como impugnación del silencio” –donde ante el silencio oficial– se propone hablar desde la imagen de Jorge Julio López y otros/as–, se suma la del CCR.

La exhibición de “Obra pública 2000-2012”, de Jorge Caterbetti, funciona, a mi entender, como un racconto, como nuevas experiencias y/o intentos, de aquella buscada "unión de arte y vida" (para decirlo con un lenguaje que parecía terminado, pero que revivió pos 2001 en nuestro país), cargando sobre sus espaldas (y manos y cerebro laboriosos) las luchas sociales y acontecimientos políticos recientes.
Así, hay videos, esculturas (u “objetos”) e instalaciones, recreando –y participando entonces de– las luchas de las “fábricas recuperadas”. Aceros, hierros e imágenes filmadas conviven con "santos patronos del trabajo”, herramientas y uniformes para la metalurgia, y latas de la popular cerveza Quilmes. Todo un trabajo de -como el mismo artista lo define- "arte conceptual". Un trabajo donde los materiales están a disposición, trabajados, para la expresión poética y social del propio artista. Conciencia y dominio técnico -de varias técnicas- en busca de la expresión deseada.
También están “Primera bodega jurisprudencial”, y “Estado de derecho” con sus Series de “Fragmentos”, “El Buffet” y “sobre Tablas” (donde "se suspende la ley y el orden", trabajados-mutilados y envasados, para permitir al/la visitante un –o unos– instante(s) de reflexión, de apertura mental para indagar en mucho de "lo establecido" -se supone que- "firmemente"...).
Y una instalación –que se monta en paralelo a la aparición del libro Jorge Julio López: Memoria escrita– donde están las notas originales (y algunos “dibujos”) de quien testificó contra el genocida Miguel Etchecolatz.
En la instalación hay también una pantalla gigante exhibiendo la pieza audiovisual “Desaparecido en libertad”, con auriculares para poder escuchar el valiente testimonio de este compañero desaparecido en democracia desde 2006.

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Y vale destacarse que, entre sus notas, podemos leer algo que Julio López escribió y subrayó: una enorme frase de un detenido-desaparecido, valiente e imperecedera: Estos crímenes no vencen nunca.

compartir