Decoy for Andean Condor

Sculpture Park. Claudia Fontes, Cristina Tania Fridman, entre otros, Kiki Smith en Regents Park desde el sábado 15 de octubre de 2011 hasta el martes 22 de noviembre de 2011.
http://www.friezeartfair.com/galleries/sculpture_park/ http://www.guardian.co.uk/artanddesign/interactive/2011/oct/13/frieze-sculpture-park-slideshow

La atopía del otro la sorprendo en su mirada, cada vez que leo en ella su inocencia, su gran inocencia: no sabe nada del mal que me hace, o, para decirlo con menos énfasis, del mal que me da ..La mayor parte de mis heridas me vienen del estereotipo: estoy obligado a hacerme el enamorado, como todo el mundo: a estar celoso, abandonado, frustrado, como todo el mundo. Pero cuando la relación es original, el estereotipo es conmovido, rebasado, eliminado, y los celos, por ejemplo, no tienen ya espacio en esta relación sin lugar, sin topos, sin “plano” – sin discurso.[Barthes,1977]

Veo en la obra de Claudia Fontes (argentina radicada en Brigton) resabios de nostalgias y evocaciones que dan cuenta de una afición territorial a un país que le llega y que frases como “sentite como en tu casa” cambian completamente según de qué lado del mar se encuentre.

La desterritorialización latinoamericana analizada por Néstor García Canclini (Culturas hibridas: estrategias para entrar y salir de la modernidad) Jesús Martín Barbero (De los medios a las mediaciones), Renato Ortíz (Mundialización y cultura) y Raúl Padra (Territorialidad), tienen en común la dialéctica desterritorialización/reterritorialización. Mientras que Deleuze y Guattari(previo Marx) la asocian a la “antropofagia” capitalista (máquina devoradora,puntualmente) en latinoamerica a partir de los '80 se la analiza desde las dinámicas de socialización del arte como fruto del desprendimiento y el desarraigo. Ej.:el espacio de frontera del norte mexicano cuyo cruce ilegal de indocumentados y narcotráfico acarrean un desplazamiento (de) anónimo(s) y la desarticulación de las tradiciones.

En la obra de Claudia su estética del desplazamiento tiene un corrimiento del enfoque estético: del objet trouvé al voyeur trouveur. Ciervos enredados por su cornamenta en las altas copas de un árbol puestos como carnadas para un cóndor americano, cuya carga simbólica, bien lo aclara su autora, poseen dignidades opuestas entre sí. Mientras que el cóndor indiscutiblemente majestuoso está asociado a la libertad y el poder, el ciervo se ubica en una posición fronteriza, pero siempre como “utilitario”, para el ataque o la protección de un tercero. Si el ciervo es “nuestro” señuelo o nuestro hallazgo, arriesgue usted a decidirlo. Yo, por las dudas, no estaría tan tranquila.
---
Curaduría: David Thorp- Galeria: Ignacio Liprandi

compartir