Memoria y Ausencia

Memoria y ausencia. Artistas varios en Museo de Arte y memoria (La Plata) desde el viernes 8 de julio de 2011 hasta el lunes 8 de agosto de 2011.

Memoria y Ausencia

Entre la memoria social y memoria individual. A esta última se la puede definir como un acto donde cada uno cuenta la vida hacia atrás y es como una película que se proyecta en sentido contrario. Entonces el dolor y la angustia se hacen presentes obligando al cuerpo a soltar las emociones. El pasado duele.
El pasado duele desde las más íntimas fibras y la memoria se encarga de producir el recuerdo. La memoria es un acontecimiento que lleva a revivir el pasado desde donde quedo congelado en cada uno en su devenir.
En cada circunstancia la memoria se evidencia en lugares, acciones, cosas, vestidos, gestos, papeles y otras referencias que acercan desde los recuerdos a los seres queridos desaparecidos o muertos. Asi cada historia personal se hace presente con toda la fuerza.
En esta oportunidad cuatro artistas Maria Rosa Andreotti, Oscar Elisamburu, Nélida Valdés y Javier del Olmo son los que encaran la memoria con diversas visiones y acciones que cuentan desde la ausencia y del dolor de la perdida.
Los tres primeros narran acerca de los destinos de los desaparecidos durante la ultima dictadura y el otro Javier del Olmo nos pone frente a las secuelas de los castigos a los participes de las aberraciones en los lugares de tortura y sus trágicas consecuencias: la desaparición de Julio López, principal testigo de la condena de Miguel Echecolaz en la cuidad de La Plata.
La pregunta ¿Donde esta Julio López? es una letanía convocante. Maria Rosa Andreotti dibuja la imagen de su hermano desaparecido con los números que van desde el 1 hasta los 30000, un esfuerzo emotivo y un señalamiento que describe a los desaparecidos en su conjunto. Nelida Valdés metaforiza los desaparecidos con extraños e inquietantes bultos que exigen de cada uno una reflexión acerca de la tortura y destrucción de los cuerpos. Oscar Elisamburu lleva a los espectadores a los rastros que quedan en el piso en los lugares donde quedaron marcas de los secretos de los torturadores, ya ahora puestos en cuestión y otros donde la ausencia genera una fuerte contradicción convocando a las presencias.Memoria y ausencia solo pueden ser nombradas cuando se les exige que comparezcan unidas en las vidas recuperadas, que renuevan el deseo de que no se repita el trágico pasado.

Juan Carlos Romero

Museo de Arte y Memoria
calle 9 nº 984 entre 51 y 53, La Plata

compartir