Al rescate de la memoria secuestrada

Secreto. Fabián Trigo en Gachi Prieto desde el martes 9 de noviembre de 2010 hasta el sábado 4 de diciembre de 2010.

13 millones de libros fueron quemados durante la dictadura. Los “Biblioclastas” inquisidores de la literatura, llevaron a cabo una sistematización para la censura cultural, pensando que con su accionar podían aniquilar el pensamiento crítico de una época.

Metáfora también de la suerte de tantos cuerpos, fueron torturados, desmembrados , enterrados o convertidos en cenizas. La práctica “purificadora” del ser nacional hizo temer en los hogares la posesión de una biblioteca calificada como “subversiva”, no quedaba otra que ahogarlos en un inodoro, pozo ciego o bien enterrarlos a la sombra de la higuera del fondo de casa. Destino cruel para las voces desgarradas de Latinoamérica, cuando la palabra Latinoamérica estaba prohibida, bajo pena de ser indicio de subversión.

Así lo rezaba una publicación de la revista Para Ti. A principios del año 1977, un artículo en dicha revista enseñaba a los padres con hijos en edad escolar, como reconocer la infiltración marxista en las escuelas.

Ejemplo de la estrategia sistemática de utilizar los medios de comunicación como herramienta de difusión del discurso oficial. Monopolizaron el relato y silenciaron cualquier voz de disenso que permitiera otra lectura de la realidad reinante. El 08 de julio de 1976 el Gral. Jorge Rafael Videla en un discurso, sentenciaba:

“La lucha se dará en todos los campos, además del estrictamente militar” “No se permitirá la acción disolvente y antinacional en la cultura, en los medios de comunicación, en la economía, en la política y en el gremialismo”.

Hoy sólo nos quedan los indicios de las cenizas y una búsqueda irrefrenable por el rescate de esta memoria secuestrada. La instalación de Fabián Trigo es indicio tangible de lo impensable, de lo inimaginable y como para reforzar esta realidad, un montículo de libros amarillentos por el paso del tiempo, han sido quemados. Imagen autentica del pasado, verdad inmóvil, vestigios supervivientes, que momentos nos transmiten? Hablar aquí de luces y sombras, texturas y demás especificidades formalistas de una imagen, sería limitar la instalación a un enfoque superficialmente estético. Mi sentimiento es complejo, el objeto es complejo, motivo de reflexión de una época, exige todo por parte del espectador.
No es inimaginable, la instalación consta entre sus objetos diversos, de un memorial que contiene 77 fichas de libros de circulación prohibida rotuladas como “Secreto”. Documento histórico, estas fichas instruían a los bibliotecarios acerca de los libros que formaban parte de la lista negra de la literatura, de caer en sus manos uno de estos textos, era inmediatamente retirado de circulación. Las fechas de estas fichas circan 1978-1982, período que habla por si mismo.

El hallazgo.

En el año 1994, el artista tuvo oportunidad de formar parte del equipo de diseño dirigido por Alfredo Saavedra, quién crearía la nueva identidad del Correo Argentino, ex Encotel. En un depósito del edificio, se encontraron con una biblioteca arrumbada, destinada a su destrucción. Esta biblioteca contenía las 77 fichas en cuestión, algunas inclusive con el membrete de Encotel.

Pasaron 16 años del hallazgo, y hoy podemos afirmar que gracias a la mirada sensible del artista, estas fichas fueron rescatadas del olvido y la desaparición, palabra tan cara para nuestra historia reciente.

Como disparador reflexivo, este rescate motivó en Fabián Trigo, la recuperación y búsqueda de estos libros prohibidos. Generando así una acción de divulgación de la verdad que va a concluir en la donación de estos documentos y sus libros el 7 de diciembre de este año, para formar parte del acervo del Parque de la Memoria, monumento a las víctimas del terrorismo de estado.

Para destacar:

La valiosa decisión por parte del artista en ceder estas fichas al Parque de la Memoria, consciente de que es el mejor destino para las mismas.

La labor de la galerista Gachi Prieto, quién en ningún momento dudó en ofrecer su espacio para la instalación, consciente del peso histórico de los objetos, esta acción habla muy bien de su persona.

Destacar la iniciativa de las directivas del Parque de la Memoria ( Florencia Battiti y Nora Hochbaun ) de exhibir el memorial en conjunto con algunas de las obras pensadas para la instalación, además de proyectar la edición de un libro para el próximo año con todo este material.

La muestra se llama “Secreto” y puede ser visitada en Gachi Prieto Gallery, Uriarte 1976, Palermo.

Hasta el 04 de diciembre, de lunes a viernes de 13 a 20 hs y sábados de 12 a 18 hs.

compartir
Libros lentos sobre arte argentino. Editores: Santiago Villanueva y Nicolás Cuello.
Con el apoyo de