Rubén Baldemar - Parte II

Rubén Baldemar, constructor de artificios. Ruben Baldemar en Museo Municipal de Bellas Artes Juan B. Castagnino (Rosario) desde el jueves 30 de abril de 2009 hasta el domingo 31 de mayo de 2009.


Óvalo santo

En el 2004 realiza la última muestra (“Heráldica”) donde tropicaliza los íconos patrios.

Desde el óvalo inicial, (el bastidor que Rubén encontró tirado y le inspiró un escudo) los óvalos se multiplicaron en escudos argentinos que contenían palmas en vez de laureles, cocas colas sosteniendo gorros frigios, escudos zulúes de cucarachas. En “Escudo nº 1989” o “Escudo nº 1995” opera la idéntica ironía con la que concibió al Sr Oroño veinte años antes. Somos un país bananero.

Gráficamente su última etapa -del 2004/2005- contiene el gesto de espiritualización más alto, logra la forma desnuda y la presenta en su sintética belleza natural, la plana. Esta japonización se percibe en la paleta y en los bastidores alargados de ángulos redondeados como los cuatro bambúes, los “Vasos con girasoles” de semillas y flores (un Japón vía Van Gogh) todos esos objetos reales habitaban su casa, reencauzaban lo sereno.

Ascender la imagen restituyéndole una clara dimensión contemplativa.

Transmutar los frutos en sincretismo silencioso: refulge en el óvalo vertical el Sagrado Corazón de la Sandía, o el San Sebastián de Ananá, con las flechas clavadas en la piña sangrante.

Una bandeja oval de plata, contiene presumiblemente la cabeza de San Juan el Bautista, si es que esos fideos que asoman no son fideos sino rizos…

- ¿por qué tenías que pedir su cabeza para la cena?

El banquete de 47 obras de Rubén Baldemar al fin, está servido.


Finalmente

En el Museo Castagnino de Rosario, en la mitad de la planta alta y hasta fin de mayo del 2009, se despliega la primera retrospectiva de Rubén Baldemar, con obras de la colección del propio artista, vistos entre mediados de los ochenta hasta su muerte en el 2005 en Rosario.

Un recorrido deslumbrante, aunque necesariamente incompleto. Se centra en las pinturas y objetos; no están representados los dibujos, las fotos, los collages de etiquetas, los papeles artesanales, los objetos y muebles de cartón, las gárgolas de patas de muebles, etc.

Las curadoras: Norma Rojas y Carolina Landoni, realizaron un meticuloso trabajo de investigación y puesta; Mario Godoy colaboró con Norma Rojas en la restauración de las piezas. Gracias por su afectuoso trabajo y por las imágenes enviadas.

Un homenaje esperado.

Por falta de presupuesto queda pendiente un libro-catálogo.

Y queda pendiente también dar a conocer a nivel nacional la producción de Rubén Baldemar (***); es que Rosario tuvo otras prioridades estéticas y políticas en los últimos diez años. Un país bananero.



(*) “-¿Están interesados en la belleza o en su representación?”, Sr Europa / “Russian Ark”, Alexandre Sokurov, 2002.

(**) instalación “Suite de la Secesión”, Centro Cultural B. Rivadavia, Rosario 1994.

(***) Exposiciones individuales de Rubén Baldemar:

2009 – Baldemar, constructor de artificios, Museo Municipal Castagnino-Macro, Rosario
2004 - Heráldica, Galería Pasaje Pam, Rosario.
1994 - Suite de la Secesión, Centro Cultural Bernardino Rivadavia, Rosario
1992 - Judith y Holofernes, Museo Municipal de Bellas Artes “Juan B. Castagnino”, Rosario.
1991 - Papeles Protagónicos, (en colaboración con Susana Meden) Museo Municipal de Arte Decorativo “Firma y Odilo Estevez”, Rosario
1987 - Galería Rivoire, Rosario

compartir