Luis Frangella en CC Borges

blanco.jpg
Miércoles 6 de agosto 19hs

La pittura è cosa mentale

Luis Frangella
en CC Borges


El miércoles 6 de agosto, a las 19, se inaugura en el Centro Cultural Borges, la muestra “La pittura è cosa mentale”, de Luis Frangella, uno de los grandes pintores argentinos casi desconocido en su tierra pero que a fines de los ’70 fue uno de los protagonistas principales de la movida del East Village, que integraron algunos de los artistas más importantes del mundo en esa época, y que compartió una obra audiovisual con John Cage, una figura mítica de la música el siglo XX.

La muestra, que se prolongrá hasta el 31 de agosto, está integrada por una importante serie de obras inéditas, principalmente dibujos y trabajos de técnica mixta sobre papel, que permite apreciar la complejidad de un artista que supo resolver, como muy pocos, la tensión entre sentimiento e intelecto en cuadros que parecen regido por la espontaneidad pero que, en realidad, están sostenidos por el cálculo. De allí el nombre la la muestra: La Pintura es una cuestión mental.

Luis Frangella nació en Buenos Aires en 1944. Realizó un master en Arquitectura en la UBA y trabajó en colaboración con Clorindo Testa. Obtuvo la beca de la UBA para estudios de investigación visual en urbanización, la beca del MIT (Massachusetts Institute of Technology) y la Beca Guggenheim. En 1976 se radicó en Nueva York, donde vivió hasta su muerte en 1990.

Además de realizar algunas pocas exposiciones individuales en Buenos Aires, sus muestras en el exterior fueron más numerosas, ya que expuso reiteradamente en Nueva York y en Madrid, Barcelona, Estocolmo, San Francisco y Miami.

No es el único caso de artista que, por haber vivido fuera de su país, tuvo un reconocimiento postergado. Sucedió con Penalba y Fontana, a quienes se sigue “descubriendo” y valorando como cabezas de serie del arte latinoamericano e internacional.

El nombre de Luis Frangella está asociado al retorno a la pintura propio de la década de los ’80. Los artistas regresaron al taller a ensuciarse las manos y utilizaron telas de gran tamaño en las que quedaba grabado el gesto, la pincelada espontánea e irrepetible.

Quizás el término que mejor defina su estilo es el de “poshistórico”. Una actitud de franca apertura, propia de artistas contemporáneos que toman a la historia del arte como algo que está a su entera disposición, permitiéndoles saltear casilleros clasificatorios.

En 1976 Frangella se instaló en la ciudad de Nueva York, donde llegó a convertirse en protagonista de la movida del East Village, iniciada a finales de los ´70. Además de Frangella, participaron en ella artistas de la talla de Jean Michel Basquiat, Keith Haring, Kenny Scharf, David Wojnarowicz o Juan Navarro Baldeweg.

A lo largo de la década del 80 el nombre de Luis Frangella se fue imponiendo en el ámbito del arte de avanzada. Desde la obtención de la Beca Guggenheim en 1982, no faltaron los estímulos de importantes muestras como las realizadas en las galerías Hal Bromm (Nueva York), Buades (Madrid) o Ciento (Barcelona).

Figura clave de los 80 y con ideas que avanzaban, a comienzos de los noventa, hacia posiciones que más tarde definirían esa década, la obra de este singular artista aun no ha sido completamente considerada en nuestro medio. Observada con la perspectiva del tiempo, la parte visible es más que significativa para justificar el lugar que ocupa en la historia del arte; pero hay una parte aún invisible o de escasa visibilidad que, sin duda, irá aumentando su importancia a lo largo del tiempo por venir.


del 6 al 31 de agosto
Centro Cultural Borges
Viamonte esquina San Martín
5555 5359
info@ccborges.org.ar

frangella1.jpg frangella2.jpg frangella3.jpg
compartir