ramona 79 | Índice y editorial

índice


EDITORIAL
Panorámica
Carolina Muzi

PRESENTACIÓN
De la historia, el fuego
Silvia Fernández

REFLEXIONES
Economía y sociedad
Alex Blanch

Nuevas exploraciones latinoamericanas
Laura Novik

Acerca del diseño como rediseño
Jan Michl

Sobre la música
Lucas López

BÚSQUEDAS
Modern love
Gustavo Quiroga

TEXTO CLAVE
En la burbuja. Diseñando en un mundo complejo
John Thackara

PUESTA EN VALOR
Sobre la relevancia de la HfG Ulm
Gui Bonsiepe

HOMENAJE
Tutto andrá bene...
María Sánchez

COMENTARIO DE MUESTRA
De paso x Genealogías del Sur
María del Rosario Bernatene

RESEÑA DE LIBRO
Industrias culturales y agenda política
Adrián Lebendiker





EDITORIAL
Panorámica

Carolina Muzi (1)

Si esta revista le debe su lindo nombre a la putilla de Berni, cuando me invitaron a editar el especial 79 me gustó pensarlo asociado a otra Ramona: la de Lino Palacio, un personaje tan unido a lo cotidiano: porque ¿qué es el diseño sino una “interfase” ubicua y facilitadora de todos los órdenes de la vida cotidiana?, amén de que su (c)reciente sonoridad deforme el entendimiento masivo de su misión y acelere sobre su costado más efímero (ahh… la forma). Curiosa paradoja la de esta disciplina, fundamental como ninguna otra en la definición del paisaje cultural pero que, sin embargo, no termina de ser comprendida.

Y como nunca faltará quien la siga vinculando con lo superfluo, lo snob (¿qué tiene de frívolo un complejo aparato de engaño neuronal para que a un niño quemado le puedan cambiar las vendas sin que muera de dolor? O ¿cuánto glamour puede encerrar una cosechadora de soja o aceitunas?), hay que insistir con las miradas macroscópicas, con la búsqueda y la difusión del camino histórico, con el señalamiento del diseño como área estratégica de desarrollo social y económico para una comunidad, con la construcción de una mejor comprensión del entorno material y el uso racional de los recursos.

Así –de manera lenta–, el furor por este ahora comodín o palabra-árbol (diseño) va cediendo y se comienza a percibir el frondoso bosque genealógico de ésta que, sin duda, es la disciplina paradigmática del siglo en curso. Ya lo dijo Peter Sloterdijk: “Habitar quiere decir construir y construirnos. Los temas de la cultura en el siglo XX han girado en torno al tiempo, ya es momento de ocuparse del espacio y, sobre todo, de las cosas”.

Igualmente, pareciera que siempre volverá a aparecer la misma pregunta: ¿qué es diseño? En los textos de este impreso (y en los publicados en la web de la casa) abundan las respuestas desde diversos ángulos, asociadas a problemáticas y frentes bien variados: hay lecturas del escenario global; de las nuevas exploraciones latinoamericanas y su impacto social y económico; de los nuevos vínculos con los artesanatos; hay valiosos hallazgos de la historia local que echan luz sobre la matriz conceptual de la disciplina en estas latitudes; interpretaciones sobre la relevancia de instituciones que hicieron escuela en el mundo; información sobre la unión hecha fuerza de las carreras públicas de diseño del país que, atención: ya son las más concurridas de la UBA, atrás de la tradicional Medicina. Sobre este tema, un artículo acerca de la Red DiSur de facultades de diseño, explica algunas de las razones que hacen del 2008 un año prioritario para estas carreras. Por otra parte, un texto de Jan Michl se explaya acerca de una acepción inédita de la noción de rediseño en tanto debate pendiente en la educación mundial y se desglosa hacia el innecesario (y nocivo) fortalecimiento de un star system global; se anuncia un foro de ética que en mayo apuntará a productores, profesionales y medios; un recorrido de reseñas de las muestras más significativas en los últimos meses y de otros libros de aparición reciente.

Uno de ellos, Historia del Diseño en América latina y el Caribe (de 27 autores, publicado conjuntamente en Brasil y Argentina por editora Edgard Blücher) verá la luz en la próxima feria del libro. Así, por fin, habrá un registro serio y abarcador de la producción industrial y la comunicación visual en la región, que cuenta con experiencias vinculadas a los procesos de desarrollo económico desde la década del '50 hasta hoy. Los mapas que acompañan cada país fueron extraídos de la proyección cartográfica equiareal de Peters, que refleja correctamente las áreas de los países (sin deformaciones centralistas). Otro detalle de coherencia de esta megaproducción enteramente concebida en red y orquestada por Silvia Fernández y Gui Bonsiepe, está dado por el uso de una fuente tipográfica local en el texto central (la “Borges”, de Alejandro Lo Celso).

También resulta auspicioso para el entendimiento y la divulgación de la disciplina que otro valioso libro reciente, publicado en Chile por ARQ ediciones, Diseño: Teoría, enseñanza, práctica, de Alex Blanch, Alberto Sato y Guillermo Tejeda comience con un texto sobre el diseño como fenómeno transversal, analizando el caso del Lifestraw, una bombilla diseñada por el danés Vestgard Mandsen que contiene varios filtros que capturan casi la totalidad de gérmenes patógenos del agua (la diferencia entre la vida y la muerte para millones de personas en el globo). Esta recopilación, sugiere una revisión sobre cómo se enseña el diseño, cuyo futuro se orienta a la generación de conocimiento y la integración de cada vez más disciplinas aparentemente lejanas de lo proyectual.

En sintonía con esa mirada (2) el MoMA acaba de marcar un hito en la historia de la divulgación del diseño, tal vez comparable en impacto a las grandes ferias de novedades que inauguraron los siglos XIX y XX. Design and the Elastic Mind (3), curada por la italiana Paola Antonelli, no se encandila con un futuro hipertecnológico como podría asustarse alguna mente estrecha. Por el contrario, con el escaner abierto a las dos décadas pasadas y a las dos por venir, DEM apunta a todo aquello que nos cambió la cotidianidad (internet, la tecnología wireless) y a cómo el diseño en conjunción con la ciencia y la tecnología deberá, entre otras cosas, revertir lo que se hizo mal hasta hoy, apelando a una nueva ética ambiental y humanista. Pero ésto es imposible de entender si se desconoce a la industria y a la tecnología como fenómenos de la cultura, una visión que ya hace más de cincuenta años echó a andar la escuela de Ulm. Y, a propósito de ese legado, nada mejor que contar aquí con un texto analítico cedido por Gui Bonsiepe, referente de ese pensamiento que, a nivel mundial fue abonado por locales como Tomás Maldonado. Sobre sus años mozos (que siguen siendo estos, según se lo pudo ver en el MNBA en diciembre, en la muestra sobre su itinerario -que tuvo esponsoreo de Patty Phelps de Cisneros, la coleccionista venezolana que también ayudó al MoMA a concretar DEM) va aquí un tesoro encontrado en San Rafael por el inquieto Gustavo Quiroga, un joven e incansable diseñador-investigador mendocino, que revela por primera vez parte del epistolario entre César Jannello (emigrado porteño a Mendoza, cultor allí de los inicios de la carrera de diseño en la Universidad de Cuyo y de la histórica Feria de América), con Tomás Maldonado, Amancio Williams y Gerardo Clusellas. De la lectura del total, Quiroga señala que parecían enamorados en busca del humanismo y la ciencia, con vocación de antropólogos de lo cotidiano. Así, Modern love –título que no esconde la admiración por aquellos pioneros latinoamericanos de los años '40 ni por el espíritu ochentista de quienes comenzamos a mirar el diseño a partir de portadas de David Bowie y la new wave– y el texto de Laura Novik dan respuestas y generan nuevas preguntas sobre aquella generación matricial (sin olvidar a los previos Austral, claro), que también militaba en el racionalismo de otras áreas, como la música. Dentro de los hallazgos de Quiroga están las partituras de Mauricio Kagen, compositor argentino de tendencias avanzadas (a la sazón, el musicalizador de El perro andaluz, de Buñuel), primer antecedente de los VJ actuales. En tren de análisis sonoro, el DG melómano Lucas López tiende puentes entre música y proyectación en un texto que cedió el Foro Alfa.

De la cultura design, el rupturismo y, una vez más, la nueva ola de los '80, la figura clave y colorida de Ettore Sottsass es homenajeada por María Sánchez, su antigua colaboradora argentina y participante en Milán del Memphis. Un movimiento que, sin buscarlo, también echó a andar lentamente algo que hoy es una tendencia en alza dentro del seno del mercado del arte contemporáneo: el coleccionismo de diseño que, más allá de toda contradicción, comenzó a mediados de los '80 muy de la mano del nuevo design italiano y hoy cruza el Atlántico buscando pista en las Américas.

Como evento que impulsa ese mercado nació hace tres años Design Miami, la rama de diseño surgida en Art Basel, que se hace anualmente en Suiza y en la Florida. La joven historiadora Wava Carpenter, su directora de contenidos, conversa sobre este tema antes de visitar el Cono Sur junto a la directora de DM, Ambra Meda (4), actual socia del developer Craig Robins en la intención de subir a Miami al mapa de capitales de diseño.

Y llegamos así a la competencia entre metrópolis por resaltar en el mapamundi asociadas al diseño, un fenómeno que se acentuó en la primera década del siglo XXI. A diferencia del marketing de las ciudades desde la arquitectura, que Barcelona inauguró en los '80, este formato promueve urbes a partir de las industrias culturales impulsadas en la esfera pública como bandera metropolitana. También diferente al “Made in Italy”, erigido en torno a empresas familiares de posguerra en adelante, el modelo inglés (ahora rebautizado “economías creativas”) fue el que hizo mella en políticas locales como la porteña. A propósito de esa experiencia, se reseña Industrias Culturales, de la ex funcionaria del área Stella Puente. Finalmente, el texto clave nos acerca a John Thackara, emérito pensador de la actualidad del diseño –equivalente de Rem Koolhaas en el análisis urbano; autor del blog doorsofperception.com – quien autorizó publicar la introducción de En la burbuja. Diseñando en un mundo complejo, una lectura de lente macro. Hábil provocador de sinápsis entre urbes y políticas de divulgación del diseño y su conexión directa con la sustentabilidad, Thackara hizo su última conferencia –ingresar a su sitio para conocer las anteriores- Dott 8 en Nueva Delhi ("Lo más cerca que un evento de diseño se ha acercado al Word Economic Forum", remarcó la red británica NESTA de impulso a la innovación) y en noviembre será el curador del principal espacio de la Bienal de Saint Etienne, la ciudad francesa embanderada con el diseño desde sus orígenes industriales como productores de bicicletas –aunque, la de cal, también de armas; pero en el pasado, ya no-, que apunta a conquistar un lugar en la red de ciudades de diseño que promueve la UNESCO (al momento son tres: Buenos Aires, Montreal, Berlín). También para ese mes, en Madrid se hará la primera Bienal Iberoamericana de Diseño, un buen momento para repensar la inversión de la conquista. ¿O acaso no fue desde acá que promediando los años 70 salió para allá la corriente de diseño que hizo el furor catalán y madrileño en el rubro (América González, Norberto Chaves, Carlos Rolando, Ricardo Rousselot y Mario Eskenazi en gráfica y Alberto Liévore y Jorge Pensi en diseño industrial)?.

Así las cosas, a 70 años de la aventura cultural que dio origen al primer diseño contemporáneo argentino –la silla BKF de Bonet, Kurchan y Ferrari–, es posible destapar incógnitas como, por qué éste no se convirtió en el sillón de los psicólogos porteños habiendo sido el grupo Austral (de Bonet y compañía) tan cercano y afín a las primeras huestes psicoanalíticas vernáculas. Ese lugar, en cambio, se lo ganó la Lounge Chair del estadounidense Charles Eames. Y este misterio pronto será develado. Es decir: la historia en pasado, presente y futuro, continuará. ¡Agur!




(1) Carolina Muzi es periodista, egresada de la UNLP. En los últimos quince años, se desempeñó en distintas secciones del diario Clarín, con foco en temas de cultura urbana. Actualmente edita la sección Diseño en el suplemento de Arquitectura de ese diario, donde también creó la revista dni. Investiga la historia del diseño en la Argentina. Produjo el ciclo de tevé Diseño, la historia sin contar y el encuentro CIDI Puente de memoria 1963-2003. Fue curadora de las muestras Mate, la savia de los argentinos para ArgDis-Tokio 07 y de Genealogías del Sur - Conductas de diseño, para el Museo de Arte Latinoamericano (Malba).
(2) Mirada que también embandera el Index Awards a diseños que mejoran la vida - www.indexaward.dk, que en una de sus áreas este año premió la botella solar del argentino Francisco Gómez Paz y el maestro italiano Alberto Meda.
(3) Ver próximamente www.ramona.org.ar/notas y www.moma.org/dsignandtheelasticmind
(4) Ver próximamente www.ramona.org.ar

compartir