Victoria Noorthoorn presenta Vé, Vete y Vuelve en la Alianza Francesa

postal_ve_vete-y-vuelve_fre.jpg
Victoria Noorthoorn presenta Vé, Vete y Vuelve, la segunda de una serie de dos exposiciones para la Alianza Francesa de Buenos Aires que propone una conversación entre las poéticas de dos o más artistas contemporáneos argentinos. Esta vez, la técnica que reúne a las tres artistas convocadas es la Pintura, la cual será trabajada desde miradas y materiales diversos, contra los estereotipos ya canonizados. E invitando a una mirada crítica - reflexiva en torno a la historia y presente de dicha técnica y sobre la construcción - deconstrucción y la mirada de la obra. Las artistas protagonistas de este nuevo diálogo son: Diana Aisenberg, Mariela Scafati y Alejandra Seeber.


Vé, Véte y Vuelve
Diana Aisenberg, Mariela Scafati y Alejandra Seeber
Inauguración: miércoles 16 de enero
Cierre: 29 de febrero de 2008

Horario: lunes a viernes de 9 a 21.30 (importante: durante el verano la Alianza Francesa permanecerá cerrada los días sábados)

Alianza Francesa: Av. Córdoba 946
Entrada: libre y gratuita


La exposición permitirá observar el encuentro de intereses entre Diana Aisenberg, Mariela Scafati y Alejandra Seeber, tres artistas argentinas con búsquedas diferenciadas que desde hace años investigan con una mirada crítica la complejidad de la pintura, la técnica que más desafíos propone al artista contemporáneo dado el peso de su historia. Desmitifican nociones como las de la unicidad de la obra pictórica, cuestionan las jerarquías artísticas mediante la utilización de diversos materiales (tela, papel, arquitectura, porcelana, etc.) y desafían los estereotipos que fomentan incluso los discursos más contemporáneos. Hoy, luego de décadas de anuncios sobre la muerte de la pintura y en un momento en el cual la pintura ocupa un campo expandido –extendiéndose su pensamiento a los más disímiles materiales y soportes — Aisenberg, Scafati y Seeber provocan con una propuesta contundente: desafían al sistema más legitimado reivindicando el valor de la técnica milenaria al tornarla propositiva. En los tres casos, las artistas desestructuran –exponen su gramática, sus elementos— y reconstruyen a la pintura para tornarla sitio de reflexión y debate. Proponen un volver a ver a la pintura, un acercarse sensorial y una distancia crítica; un ir y volver entre el espectador y la obra en cuyo trayecto la pintura se desdobla ad infinitum para proponer reflexiones sobre su constitución, su origen, su historia, su rol en el espacio y su ubicación crítica vis-à-vis el mercado del arte. Es decir, juntas refuerzan y construyen un discurso pertinente sobre el rol de las imágenes y de la pintura hoy, al tiempo que desestabilizan la mirada e incitan a volver a mirar una vez más.
Texto curatorial, por Victoria Noorthoorn

compartir