¿Dónde está el error? Diez años de Etcétera

Autor de la reseñarenau, 13 de Julio de 2007
MuestraS/T
EspacioCC Recoleta
Artista(s)Grupo Etcétera
Técnica(s)Objeto | Performance | Video, film
Inauguración05-07-2007 10:00
Cierre29-07-2007 10:00
Los amigos y amigas de Etcétera me pidieron un textito que no llegó a tiempo de ser publicado. Lo comparto en Ramona para publicitar su exposición en el CC Recoleta de Buenos Aires.

Exposición antológica por el décimo aniversario del Colectivo Etcétera, en el Centro Cultural Recoleta, Sala 6, del 5 al 29 de julio de 2007

http://www.centroculturalrecoleta.org/es/web-ccr.htm

A día de hoy, sujetos de todo el mundo parecen sentirse en un impasse. Las razones en primera instancia varían; pero hay un hilo rojo subterráneo que parece conectar nuestra inquietud: sentir que estamos al final de un ciclo biográfico en el que en muchos lugares y de muchas maneras, durante cinco, ocho, diez años, habíamos pensado que, si bien la oportunidad de un cambio radical del estado de cosas no estaba, siendo realistas, al alcance de la mano, sí al menos parecía clara la oportunidad de poner en entredicho y entorpecer considerablemente la legitimidad de la forma dominante de este mundo bajo la cual ya nunca más queremos vivir.

En el tránsito del viejo al nuevo siglo, el grito comenzó a resonar articuladamente en muchos lugares con modos, palabras y rostros diversos. Una de sus caras (con más propiedad deberíamos decir sus máscaras) fue la risa herética carnavalesca. En 1998 comenzó un suave temblor de tierras que dio lugar al inolvidable carnaval de 1999 que, llámese “contra el capital” en Londres o “de los oprimidos” en Nigeria, puso inquietantemente el mundo, por un momento, cabeza abajo. También entre 1997 y 1998, me cuentan, una generación argentina surge del asco frente al menemismo para transformar el duelo en una beligerante alegría de estar vivos. Fue después, con la popularización del escrache y su eco fuera de Argentina, que comenzamos a escuchar algunos nombres que poco a poco fueron referentes y hoy tengo la suerte de poder contar entre mis amigos y hermanos. No fue poca mi sorpresa cuando comprobé que las máscaras de Etcétera eran sustancialmente las mismas que después de aquel carnaval global habíamos llevado de Seattle a Québec, Praga o Barcelona. Máscaras amenazadoras para el político, el economista o el genocida; incómodas asimismo para algunos de los nuestros, porque el carnaval o la alegría rebelde fueron también una manera de decir “¡basta!” incluso a ciertas formas de nuestra propia historia.

“Poner el cuerpo a hacer política”, coincidíamos en decir entonces en varios idiomas, a veces sin que en unos lugares se supiera que eso ocurría en otros. 2001, 2002: años en que todo se acelera y nos sucede muy deprisa. El cuerpo puesto en la calle acabó por ser golpeado en todas partes con el mismo lenguaje (aunque con muy diferente precio: la comparación, pongamos por caso, entre Génova, el trauma particular europeo, y la represión post 19 y 20, demuestra no obstante que la vida, duele recordarlo, vale distinto en distintas partes del mundo), y los cascotes del 11-S acabaron por caer sobre todas nuestras cabezas. Etcétera decidió transmutarse en la Internacional Errorista, que señala cómo el “(t)error” es el instrumento que ahora se aplica por doquier, sostenido de diferentes maneras, para reconducir la crisis de gobernabilidad que despuntó en el tránsito entre siglos: para instaurar la “normalización” de una multitud a(t)erradoramente ambivalente. Igual te tumban gobiernos o arrasan suburbios que aúpan a la derecha: con la gente, hoy día, nunca se sabe. Un impasse, decía. Más que ¿qué hacer?, nuestra pregunta epocal podría bien ser esta otra algo más modesta: ¿dónde está el error?

----------------------------------------------------------------------------------

Convocatoria dentro de la muestra:

Domingo 15 de julio, desde las 15:00 hs

"Jaque al Rey y su Corte. Todo el Poder a los Peones"

Cuenta la historia que Juan Andralis, durante el mismo horario de trabajo, detenía las máquinas e invitaba a los obreros de su imprenta a jugar al ajedrez, una pasión más que lo acompañó a lo largo de toda su vida. En esta oportunidad, a modo de homenaje, invitamos a todos los que quieran a acercarse con sus tableros al Patio de los Naranjos –al lado de la sala 6- y jugar allí unas partidas.

----------------------------------------------------------------------------------

Más información sobre Etcétera:

http://transform.eipcp.net/calendar/1183753360
http://www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&idPub=67069&id=160350&dis=1&s...
http://transform.eipcp.net/correspondence/1170076372
http://pr.indymedia.org/news/2005/11/11108.php
http://argentina.indymedia.org/news/2006/12/475515.php
http://www.ifyouseesomethingsaysomething.net/errorista%20mori.htm
http://www.ifyouseesomethingsaysomething.net/erroristas.htm
http://www.ifyouseesomethingsaysomething.net/interviews.htm#federico
http://www.exargentina.org/

Fotografía de la muestra "Etcétera, Etcétera": (c) Verónica Iglesia

compartir