A segunda Vista

A segunda vista. Nina Molina en Via Margutta desde el miércoles 13 de junio de 2007 hasta el domingo 29 de julio de 2007.

Para Nina Molina el arte se está volviendo filosofía. En casi todas las exposiciones a las que acudo mi ojo se deslumbra ante una obra, que generalmente [no siempre] es aquella que delata el concepto identitario de la muestra. Entonces cuando comienzo a recorrer “A segunda vista” mi mirada se detiene ante una de las fotografías de mayor tamaño, llevada a una escala de unos 3 x 2 mts aproximadamente, que revela un efecto visual ajeno a la condición habitual de la visión humana: algo parecido se puede lograr cuando con un dedo hacemos presión sobre un parpado manteniendo al mismo tiempo el ojo abierto [en éste caso el lector puede llevar a cabo la prueba] cuyo resultado es la duplicación de la imagen. La obra se conforma a partir de dos o tres fotografías superpuestas: la que parece estar de fondo es el frente de la misma galería donde está expuesta, sobre sí se monta la silueta fantasmagórica de un carro urbano tirado por caballos y por último el reflejo de la persona que saca la foto [que es la misma artista]. Gabriel Gutnisky escribe en el catálogo de la exposición que Nina Molina es una “coleccionista visual”. Ella colecciona imágenes. En cada viaje que realiza con su camarita digital captura una infinidad de momentos, de paisajes, de lugares que le gustan y le llaman la atención. Luego monta las imágenes superponiéndolas. Cada capa hace alusión a los infinitos factores que influyen en la operación de percepción que realiza el ojo humano.

…cuando uno percibe algo, esta condicionado por una serie de formas, de colores, perspectivas, luces, pero a eso también tenés que agregarle sensaciones. Entonces si estás parado frente al arco de triunfo también se te viene a tu mente aquel recuerdo de que hace cinco años te peleaste con tu novio y es un factor que también esta dentro tuyo, como también está el arco de triunfo. Todo lo que se halla dentro de uno es parte del campo perceptivo…

Nina estudió filosofía y pintura. Se basa en ciertos conceptos de Nelson Goodman sobre la percepción, manifestando que el ojo no es un sentido que se halla en estado puro sino que es educado y se encuentra siempre sujeto a prejuicios. Por lo tanto no se puede hablar de un mundo u otro, sino de formas de descripción. Su tesis establece que hay que dejar de someterse a una idea de “verdad” concluyendo que la realidad se construye de infinitas maneras. NIna explica ...Estamos determinados por imposiciones contextuales siendo uno de los mas fuertes constructores de la "realidad" el lenguaje. Aquí entendemos el lenguaje como el complejo estructural de símbolos y códigos preexistente al nacimiento del individuo pero que forman y determinan su identidad. Los factores de determinación de significados marcan dependencias en la medida que dependemos de nuestras identidades: hacemos de acuerdo a lo que creemos que somos.... Las fotografías de Nina mantienen una combinación que acaba en una imagen confusa-indefinida que quizás hace referencia al proceso perceptivo tal cual es, enfrentándose a una forma de visualización superficial que creemos poseer. Por eso sus composiciones no son una toma directa cuyo resultado sería el momento congelado, sino que son construcciones compuestas por numerosos velos que el espectador debe ir descubriendo. En la mayoría de las fotografías asoman elementos y objetos pertenecientes al paisaje urbano siendo en su mayoría los escaparates parisinos que a ella la deslumbraron en su viaje a Europa, pero en el conjunto éstos son solo una excusa por lo que no le concierne el objeto fotografiado en sí mismo, sino el uso de la fotografía como signo. Ella saca fotos, las monta y las vuelve escritura.

¿Porque el arte puede volverse filosofía?

Actualmente cualquier soporte vale para que cada artista exprese una idea y es así como el arte confluye con otras disciplinas. Lo que permite al arte parecerse o relacionarse con la filosofía es la capacidad de la obra, mediante un lenguaje desconocido o nuevo, de conceder a la mente del espectador la posibilidad de generar una reflexión acerca de un tema relacionado con la realidad de la vida o del ser. En algún sentido éstas fotografías crean un sistema de signos en si mismo, capaz de reflejar una parte del complejo sistema perceptivo del que no somos conscientes al momento de clavar la mirada en algo. La obra de Nina permite la reflexión sobre la esencia del proceso de la percepción humana que podría expresarse mediante una explicación verbal o escrita, como ésta.

http://atsecondsight.blogspot.com/
www.ninamolina.com.ar

compartir