Remo Martini | Un barco en el hielo

En lo alto de una empinada montaña, apenas iluminada por los fulgurantes rayos de una tormenta aparece un misterioso castillo.
¿Qué será aquello que emerge de este enigmático edificio? ¿Será acaso un demoledor riff de Rata Blanca? ¿O tal vez el villano de un capítulo de Scooby-doo?
Remo trafica en sus pinturas una poética plagada de guiños y referencias al mundo del cine, la historieta, la música y otros lenguajes emergentes de la cultura pop.
Lo que surge inmediatamente al contemplar la muestra Un barco en el cielo, de Remo Martini, es un impulso de conectar con las historias que parecieran ilustrar cada una de sus pinturas.
Pero justamente es esta ausencia narrativa la que nos conduce a la certeza de que cada una de las obras son una ventana mágica abierta a una historia que debe completar el propio espectador.
Cada imagen pareciera ser la punta de iceberg de algo invisible, la historia de aquello que no nos es posible ver. Podrían pensarse tal vez, como los posters de películas que ya no necesitarían ser filmadas
El sentido mítico de la obra de Remo, se hace evidente en la manera en que los temas se presentan impactando el sentido de lo arquetípico.
"El viaje espacial", "el barco", "el tesoro escondido".
Pero esta profundidad temática, lejos de caer en un tono pesado y solemne, es tratada suavemente desde el juego, el humor y la incorrección política (tan necesaria en estos tiempos). Exagerando lo que es literal y usando esta literalidad para exacerbar el aspecto que para mi, es entonces el más potente de la obra de Remo Martini, me refiero justamente al sentido pictórico de su obra.
La simplicidad que evidencia la temática de sus trabajos parece pergeñada a propósito como la excusa perfecta para desplegar su idiosincrasia como pintor. La devoción de Remo por la síntesis, los grandes planos de colores saturados, la modulación de su dibujo elegante, con reminiscencias a los grabados japoneses y a los dibujantes de la "línea clara" como Hugo Pratt y Hergé. Son los pilares desde los que se construye su sensibilidad. Surge así, este lenguaje diáfano y potente, que juega a convertir lo narrativo en pura experiencia plástica.
En este sentido, pareciera ser que no hay arrepentimientos en la ejecución de sus trabajos, las obras parecen ser producto de un combate corto y letal. Es como si el artista ya tendría pintado todo el cuadro en su cabeza, y solo restaría plasmarlo en la tela. La realidad es que Remo, organiza la coherencia de lo potencial, en pequeños y exquisitos bocetos que funcionan como preparación, y luego es cuestión de cuerpo y tiempo para que existan en la materia.
Esta muestra entonces, se presenta como la primera temporada de una nueva serie delirante ,donde los géneros fueron licuados para traccionar un sabor lisérgico y novedoso.
Si alguna vez alguien se hizo la siguiente pregunta... ¿Es posible crear un nuevo estilo genial en el que puedan convivir al mismo tiempo Hokusai y Los Simpsons? ... ahora tenemos la respuesta.

Un barco en el hielo | Remo Martini

Centro Cultural Gral. San Martín
desde 1 sept. hasta 22 de oct. de 2022
de 8-22h
por Nahuel Vecino, 1 de Septiembre de 2022
compartir
Libros lentos sobre arte argentino. Editores: Santiago Villanueva y Nicolás Cuello.
Con el apoyo de